Publicidad
Sociedad · 22 de Marzo de 2015. 23:25h.

Barcelona, por la autosuficiencia energética

Apuesta municipal por un menor consumo y por las renovables

Barcelona, por la autosuficiencia energética

Placa de energía fotovoltaica en el Centro Cívico de Trinitat Vella

El Ayuntamiento de Barcelona ha hecho una apuesta decidida por la autosuficiencia energética, como estrategia para reducir el consumo de energía y para incrementar la generación de energía local renovable. De esta manera, se reduce el consumo de recursos energéticos de origen fósil, que emiten gases de efecto invernadero y contaminantes locales, creando una dependencia exterior de otros países. Además, esta apuesta estimula la economía local, mediante la creación de empresas y puestos de trabajo en el sector de las renovables.

Para conseguir incrementar la eficiencia en el consumo, en el camino hacia la autosuficiencia de la ciudad en este ámbito, el Ayuntamiento cuenta con un aspecto fundamental, que es la participación de los barceloneses, cuya contribución en este ámbito es básica para conseguir el objetivo de la autosuficiencia. El Ayuntamiento dispone de una web sobre este asunto.

Hay que partir de la reducción del consumo en casa, para rebajar el precio del recibo de la luz. Para poder ahorrar, lo primero que hay que hacer es saber qué consumo tiene cada uno en casa, analizando los ámbitos con más potencial para ahorrar, los horarios con más consumo y su impacto en el coste, y si la potencia contratada es la adecuada al consumo que se realiza.

Mediante la web, el asesor energético virtual propone diferentes maneras de actuar. Cuando un ciudadano se da de alta, se pueden consultar los consejos específicos que facilitará de acuerdo con el perfil de consumo. Además, para las dudas, comentarios o, sencillamente para compartir logros, hay una comunidad de ciudadanos  de Barcelona que pueden ayudar.

Teniendo ya cada ciudadano los datos sobre las características de su consumo y sobre la forma de ahorrar, toca pasar a la acción. Los cambios de comportamiento son la manera más efectiva y económica de empezar a ahorrar, aunque se puede ir más allá con una serie de medidas que se proponen desde la web. Se trata, por tanto, de aplicar estas medidas en casa y de compartir con el resto de usuarios los objetivos logrados.

La liberalización del sector eléctrico tiene como pilar fundamental el acceso al dato de consumo eléctrico por el ciudadano. De esta manera se favorece el ahorro energético y la transparencia en el mercado. Sólo a partir de esta información se pueden ejercer los derechos de cada ciudadano y elegir proveedor con libertad. Sin embargo, este hecho a menudo no se conoce y por ello el asesor energético virtual, además de ayudar a ahorrar en casa, es también una herramienta para poner en contexto el papel del ciudadano en las smart cities.

Para poder ejercer este derecho, el Ayuntamiento necesita el consentimiento explícito del ciudadano como titular del contrato del punto de suministro del contador que se indique con el número CUPS. El acceso al dato del consumo tendrá cada vez más importancia, sobre todo cuando se hayan instalado los contadores eléctricos digitales. Con estos equipos ya no sólo se tendrá derecho al acceso al dato del consumo mensual, sino también al dato horario del consumo de electricidad, para que el ciudadano directamente, o un tercero autorizado, pueda utilizarlos y así recibir servicios de eficiencia energética.

Desgraciadamente, esta opción aún no es posible, pero se está haciendo el seguimiento del proceso legislativo, que regulará la opción de informar puntualmente al ciudadano sobre cómo proceder. El asesor energético virtual no sólo innova en servicios de eficiencia energética, sino que también proporciona herramientas de decisión y poder al ciudadano.

Otro aspecto básico para caminar hacia la eficiencia y la autosuficiencia energéticas es el referente a la generación de energía. La suma de electrodomésticos, equipos de climatización y electrónicos y la iluminación que todos los ciudadanos tienen en casa hace que los edificios sean unos de los principales consumidores de energía de la ciudad.

Las condiciones climáticas de Barcelona provocan que las tecnologías que aprovechan el sol y el viento tengan un gran potencial y representen los principales recursos energéticos autóctonos de la ciudad. Por ello se quiere impulsar el aprovechamiento de la energía solar y eólica en las azoteas de la ciudad. De este modo, la generación de energía en los mismos edificios es una gran oportunidad para compensar su consumo y para impulsar las energías limpias.

En esta línea, la energía solar térmica es la que se obtiene directamente de aprovechar el calor de los rayos de sol. Se basa en unos captadores o placas solares donde inciden los rayos, y el calor se utiliza para calentar agua destinada al consumo doméstico, principalmente para el precalentamiento de agua caliente sanitaria, aunque también se puede utilizar para la calefacción.

Por otra parte, las energía solar fotovoltaica se obtiene cuando se transforma la luz solar en electricidad, al incidir los rayos del sol  sobre los paneles o placas solares, formados por la unión de pequeñas células de silicio capaces de captar luz. Aunque existen instalaciones aisladas que pueden cubrir el 100% de la demanda eléctrica, se utilizan principalmente en lugares con dificultades de conexión a la red eléctrica. La electricidad que se puede generar en las azoteas de Barcelona puede verterse a la red eléctrica o bien autoconsumir instantáneamente para rebajar la cantidad de electricidad demandada de la red convencional.

En tercer lugar, la energía eólica es la que aprovecha la energía cinética del viento para convertirla en energía eléctrica o mecánica. Se basa en el movimiento de los aerogeneradores por efecto del viento. Las aplicaciones de la energía eólica son muy diversas, desde pequeñas instalaciones para bombeo de agua o electrificación rural de núcleos aislados (minieólica), hasta grandes parques eólicos, que se conectan a la red eléctrica. En el entorno urbano el uso del aprovechamiento del viento se utiliza principalmente en instalaciones mini eólicas. Así, se puede generar energía eléctrica y autoconsumirla en edificios de viviendas u otros edificios y equipamientos, rebajando de este modo la factura eléctrica global, entre otros usos.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Carlos Gomez, Bcn, 23/03/2015 - 13:14

Segur que aixo es facil.
Per manca de il.luminats no sera.