Publicidad
Sociedad · 26 de Noviembre de 2014. 17:05h.

Ecuatorianos con el agua al cuello

Como la banca dio hipotecas de 300.000 euros a mileuristas

Ecuatorianos con el agua al cuello

Melvin Treviño y Jodamy Marín, fotografiados en Barcelona

Melvin Treviño, de 38 años de edad, y su mujer, Jodamy Marín, ejemplifican la manera con la que los bancos y las cajas dieron créditos hipotecarios a diestro y siniestro durante los años del boom inmobiliario. Ambos consiguieron una hipoteca de 300.000 euros para comprar un piso de tres habitaciones en L'Hospitalet con un sueldo de sólo 1.000 euros él y de 900, ella.

- Cuánto pidieron de hipoteca? -pregunta, incauto, el periodista-
- Todo
- Todo?
- , todo. Pero nos hicieron pagar también unos 30.000 euros de gastos entre la inmobiliaria y el banco

Melvin, en efecto, explica que "aunque no tuvieras un buen trabajo daban hipotecas a todos". Ella, llegó el 98. Él, un año después. En 2005, ya con un hijo, decidieron comprarse un piso de tres habitaciones en esta localidad junto a Barcelona. Habían conseguido papeles apenas un año antes.

Cuando compraron el piso, Jodamy trabajaba en el Mercadona. El, no puede precisarlo. "He tenido tantos trabajos que ya no me acuerdo", puntualiza. Después montó una empresa de reformas "pero cuando comenzó la crisis tuve que cerrarla".

"La cosa se empezó a torcer en 2007 -interviene Jodamy en la conversación- fuimos a Ecuador dos meses y, cuando volvimos, ya todo el mundo estaba alborotado con la crisis". Los plazos de la hipoteca comenzaron a ponerse por las nubes hasta llegar a los 1.600 euros con ingresos de sólo 2.000 entre los dos. Incluso menos porque su marido se quedó en paro.

"Hablamos con el banco y nos arreglaron la refinanciación" explican, pero no saben a ciencia cierta si fue peor el remedio que la enfermedad. "Hicimos tres refinanciaciones y el coste de la hipoteca, entre intereses y gastos, asciende ahora a 400.000 euros ". "Es dinero perdido, hemos pagado puros intereses", lamentan.

De hecho, Melvin y Jodamy también han sido víctimas indirectamente de la crisis bancaria. La primera hipoteca la contrataron con Caixa Terrassa, que acabó engullida por Unnim y ésta, a su vez, por el BBVA. "El otro día nos dijo el director de la sucursal que él, con su sueldo, no podría pagarla". "Es una vida que no se puede vivir", añade ella.

Para empeorar las cosas, la madre de la Jodamy actuó de avalista en la compra. "Siempre que nos retrasamos unos días en el pago la llaman a ella, pero mi madre está alta presión y se asusta de inmediato", explica Jodamy.

En teoría, la Embajada de la República del Ecuador en Madrid ha puesto al servicio de los afectados una asesoría jurídica, a cargo de la Cooperativa Kinema, pero les sirvió de poco. "Fuimos dos veces al consulado y hablamos con los abogados pero no nos dieron ninguna solución", relata Melvin. "Decían -añade- que teníamos que hablar con el banco: yo les dije que ya estaba harto de hablar con el banco".

"Además, un banco de inversión, Exante Merchant Bankers -especializado en la compra y gestión de créditos de dudoso cobro por fondos de inversión-, ha comenzado a adquirir las deudas hipotecarias de los ciudadanos ecuatorianos en España -más de 360.000 personas- por orden de un tercero. el responsable de la entidad, en declaraciones a e-notícies, ha confirmado que están adquiriendo hipotecas pero no quiso hacer más declaraciones. "Yo no le puedo decir nada más", afirmó.

Fuentes financieras consultadas por este diario consideran que la iniciativa puede correr a cargo del propio gobierno ecuatoriano; de su opositor, Guillermo Lasso, propietario del Banco Guayaquil; o incluso del Reino Unido, que mantiene un contencioso con el gobierno de Rafael Correa desde que Julian Assange, el promotor de Wikileaks, se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres.

Lo que desconocen la mayoría de afectados que viven con el miedo de un embargo por parte de los bancos es que el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, establece que "es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional" que, en la actualidad, es de 645 euros. Además, en caso de serlo, dicha ley establece también una escala que, en el primer tramo, es del 30%.

Actualmente con dos hijos -de 13 y 8 años-, Melvin Treviño y Jodamy Marín aún no saben dónde se han metido. "Somos ignorantes en temas de cultura financiera", reconocen. "Estoy muerta en vida con esta hipoteca -interviene ella-: Esto es no vivir". /Un reportaje de Xavier Rius

Publicidad

34 Comentarios

Publicidad
#21 Florin Florin, Madrid, 27/11/2014 - 21:02

Muchos fuimos engañados por los Bancos al venir a buscar una mejor vida a España, no nos dejaron casi leer los contratos y nos prometieron que todo iría bien que comprar un piso era algo seguro. Los gobernantes de Ecuador protegen al terrorista Julian Assange y olvidan a sus propios ciudadanos.

#21.1 firmar sin leer?? NUNCa, Barcelona, 28/11/2014 - 10:06

Nunca debe firmarse nada sin leer y menos una hipoteca,además los notarios leen y explican los términos.

#20 amb pinces, barcelona, 27/11/2014 - 15:12

Molts immigrants en comptes de llogar preferien comprar per tenir més "propiedades". Presentaven papers i avals de feines que despès han resultat ser falses... això no és culpa del banc no? si no de qui els feia les nòmines i d'ells mateixos. Es veu que es una praxis generalitzada entre immigrants.

#19 Papaluna, Barcelona, 27/11/2014 - 14:57

De què coi aspiraven a ser propietaris de un pis? Massa sovint es veuen desnonats a la tele i la majoria són estrangers que es devien creure que amb un sou de peó o amb una feina de 'chapuzas' (en negre, segur) ja es pot formar part de la petita burgesia amb pis en propietat. Què es pensaven?

#17 Kropotkin, Vic, 27/11/2014 - 13:49

Con la independencia estelada, las casas seran gratis y el salario minimo 8.000 euros mensuales. Y esto solo para empezar. Despues ya sera la monda.

#16 Juan, Terrassa, 27/11/2014 - 12:33

Estos lo que estaban era BIEN ASESORADOS
Por que nada tenian que perder
Los que tenemos que perder somos los españolitos que hemos avalado a nuestros hijos y que tenemos que estar con el miedo en el cuerpo si se quedan sin empleo