Publicidad
Sociedad · 12 de Mayo de 2022. 16:52h.

El FBI espió a los Duques de Windsor

Por “sospecha de comunicación con el enemigo”

El FBI espió a los Duques de Windsor

Los duques de Windsor fueron recibidos por el propio Hitler en Berchtesgaden

Los Duques de Windsor estuvieron bajo vigilancia del FBI durante su estancia en las Bahamas, según revela el libro del historiador británico Andrew Lownie Traitor King (Blink Publishing). El libro no ha sido traducido todavía al castellano pero se ha hecho ya una documental de televisión y programas en las redes.

El Duque de Windsor Eduardo VIII, el rey que abdicó en 1936 por, en teoría, el amor de una mujer, la norteamericana Wallis Simpson. Es cierto que Wallis Simpson se había divorciado dos veces -cosa que no podía admitir la Iglesia de Inglaterra- pero en el período de entreguerras -con una Alemania en creciente expansión- las simpatías por el III Reich tanto de él como de ella también influyeron.

El libro revela que fue el propio presidente americano Franklin D. Roosevelt el que dio el visto bueno por “sospecha de comunicación con el enemigo”. Los Estados Unidos todavía no estaban en guerra con Alemania -estamos hablando de 1940-, pero ya habían firmado el Acuerdo de Préstamo y Arriendo por el que cedían 50 destructores a los ingleses a cambio de bases en el Caribe.

La gota que colmó el vaso fue una entrevista del propio Duque de Windsor a una revista americana, Liberty, que fue considerada “derrotista y pronazi”. Los duques, en realidad, tras su boda se entrevistaron con Hitler en Berchtesgaden, su refugio alpino.
 
“Una de las consecuencias del artículo en Liberty fue que el FBI, bajo las órdenes de Adolf Berle, Subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, y Franklin Roosevelt, puso bajo vigilancia a la pareja cada vez que se encontraban en los Estados Unidos”.

El Federal Bureau of Investigation reclutó incluso a dos informantes del séquito de los Windsor: Alastair ‘Ali’ Mackintosh y William Rhinelander Stewart. Mackintosh fue un ex caballerizo de la familia real, al que el duque conocía desde hace años”. Stewart era un compañero de golf.

Roosevelt quería incluso informantes en el Southern Cross, el yate de Axel Wennergren, el empresario sueco que fundó la multinacional Electrolux -inventora del aspirador y de la nevera- y que era también amigo de la pareja. Se consideraba que Wennergren, que conocía a Goering, tenía también simpatías nazis.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad