Sociedad · 30 de Marzo de 2015. 21:13h.

El lío de los purines

Agricultura destina 3,3 millones para la gestión de purines que se destinaban a plantas de tratamiento térmico

El lío de los purines

Una planta de tratamiento de purines (Foto: Agricultura)

El Departamento de Agricultura ha concedido ayudas por un importe superior a los 3.300.000 de euros, que permitirán gestionar de forma inmediata buena parte de los purines que se destinaban a las plantas de secado antes de su cierre.

Con la concesión de estas ayudas, las explotaciones ganaderas acabarán de poner en marcha las inversiones para adaptarse al cambio de modelo de gestión de la fertilización y las deyecciones ganaderas que se impulsa desde la consejería de Agricultura.

A través de la Oficina de fertilización y tratamiento de deyecciones ganaderas, se ha dado asesoramiento a todas las explotaciones afectadas por el cierre de las plantas proponiendo, en cada caso, una posible nueva salida a su gestión.

En este sentido, y siguiendo con el enfoque que el nuevo modelo de gestión se tiene que plantear de forma integral (desde la granja hasta el suelo) y que no todo el mundo necesita la misma estrategia, las solicitudes presentadas alcanzan aspectos que van desde la creación de infraestructuras en la propia granja (más almacenamiento y sistemas de tratamiento), hasta la adquisición de equipos de aplicación que incorporan innovación tecnológica.

También se solicita ayuda para la adquisición de balsas móviles que permitirá fertilizar zonas lejanas más deficitarias ampliando la zona de aplicación. Y mediante la concesión de estas ayudas también se favorece que la gestión de los purines de varias explotaciones ganaderas se lleve a cabo de forma conjunta.

Según el Departamento, estas nuevas estrategias “no sólo solucionan la gestión del purín que antes iba a planta, sino que son una mejora cualitativa en cuanto a la fertilización”.

Con los sistemas de tratamiento se minimiza posibles efectos adversos sobre el entorno y se dispone de fracciones sólidas que son fáciles de exportar y aprovechables en zonas deficitarias.

Además, añaden que utilizando sistemas de aplicación equipados con equipos de medida de nutrientes y con mangueras, se consigue ajustar la dosis de fertilizante y uniformidad en la distribución, a la hora que se reduce los malos olores. También apuntan que la construcción de más balsas de almacenamiento permitirá una mejor gestión porque habrá disponible fertilizante durante todo el año.

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Calimero, bsrvelona, 02/04/2015 - 07:01

Estos purines se meten en un avión cisterna de la OTAN junto con unas octavillas en arabe explicando que es y se lanza sobre las Cabezas de los sicopatas del estado islamico y veréis como desaparecen