Publicidad
Sociedad · 2 de Enero de 2020. 21:42h.

En recuerdo de Alberto y Ascen

El blanqueo de ETA y de Terra Lliure por el proceso da miedo

En recuerdo de Alberto y Ascen

Alberto Jiménez-Becerril y Ascensión García Ortiz

Una de las cosas que más miedo me da del proceso es el blanqueo de ETA y de rebote de Terra Lliure.

Terribas hablando de “independentismo combativo” en un programa de Catalunya Radio.

terote.jpg

Xavier Graset presentando a Carles Sastre como un “gran reserva del independentismo” en otro de TV3.

El actual jefe de informativos de la cadena pública, David Bassa, tiene un libro titulado “L’independentisme armat a la Catalunya recent” (2005).

Ojo al detalle: No habla de terrorismo, habla de “independentismo armado”.

Y, por supuesto, Arnaldo Otegi tiene derecho a hacer una vida normal tras haber cumplido condena.

Pero una cosa es hacer vida normal y otra recibirlo como un héroe en el Parlament o en TV3.

Yo estaba el día que visitó la cámara catalana. ¡Parecía una estrella de rock! Hasta llegó en furgoneta.

whatsapp-image-2020-01-02-at-20.16.27.jpeg

La presidenta Carme Forcadell recibiéndole en su despacho. Y el vicepresidente primero, Lluís Corominas, de Convergencia de toda la vida.

Quizá porque, por razones profesionales, me tocó cubrir algunos atentados y hablar con las familias.

Recuerdo, por ejemplo, a un coronel tiroteado a la puerta de su casa en la calle Tenor Massini de Barcelona.

Su mujer me dijo que “lo han matado como a un conejo”. Tenía cinco hijos.

O aquel otro, también en los años 90, que falleció en el atentado de ETA con lanzagranadas contra el Gobierno Militar de Barcelona.

Vicente Beti Montesinos dejó dos hijas de 16 y 14 años de edad. Era oficinista. Trabajaba en una empresa transitaria cercana. Le pilló la onda expansiva.

Por eso, cuando me desplacé a Sevilla, quise rendir un homenaje personal al concejal del PP Alberto Jiménez Becerrill y a su esposa, Ascensión García Ortiz. Él tenía 37 años. Ella, 39.

Por supuesto no los conocía.

Pero cuando los mataron ya me impresionó su muerte.

Dejaron tres niños de ocho, siete y cuatro años de edad.

Se conocieron en la facultad, estudiando derecho. Él se dedicó a la política desde bien joven. A los 25 ya era secretario general del PP de Sevilla. Ella se hizo procuradora de tribunales.

Días después del asesinato, el preso etarra Ignacio de Juana Chaos escribió en una carta interceptada por la Policía: “En la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas y terminábamos a carcajada limpia (…). Me estoy tragando todas las noticias de la ekintza (acción) de Sevilla”. (1)

La sentencia explica que el atentado fue ordenado por José Javier Arizcuren Ruiz (“Kantauri”), entonces jefe de los comandos ilegales de ETA.

La estrategia de matar a políticos había empezado con el también concejal del PP Gregorio Ordóñez en San Sebastián. Pensaban que así negociaría el Estado.

Kantauri instruyó a los miembros del comando Andalucía José Luis Barrios, Mikel Azurmendi y Maite Pedrosa.

El sábado 1 de enero de 1998, a la una y cuarto de la noche, cuando la pareja volvía de una cena con amigos en el bar Antigüedades.

Barrios y Azurmendi se dieron cuenta de que estaban en el bar. Y, al salir los siguieron durante 245 metros.

En un momento determinado, Jiménez Becerrill se dio cuenta de la presencia de dos inviduos y aceleraron el paso.

Cuando se hallaban a entre 30 y 60 centímetros, el concejal se giró bruscamente y Azurmendi “disparó en la cabeza” según la sentencia.

Ya desplomado en el suelo, mientras su mujer pedía auxilio “a gritos”, Maite Barrios “disparó a corta distancia a la base de la nuca”.

“Sufrieron lesiones tan graves” que fallecieron en el acto.

El 30 de enero del año pasado la agencia Europa Press publicó un reportaje de ellos en conmemoración del 20 aniversario de su asesinato.

Parecía una pareja de película. El Ministerio del Interior publicó un vídeo en el que todavía aparecen sonrientes.

Me acerqué al lugar de los hechos: la calle Don Remondo, una de las callejuelas que va a parar a la Giralda.

Es una calle triste. A pesar de su proximidad con la catedral de Sevilla pasan pocos turistas.

Al inicio hay un hotel de cuatro estrellas, con excelentes vistas, y un poco más allá -antes de la placa que conmemorar el lugar en el que fueron asesinados- la delegación de Caritas.

whatsapp-image-2020-01-02-at-22.05.04.jpeg

En Sevilla hay otros sitios donde se homenajea al edil. Pusieron una calle a su nombre -que divisé desde el autobús- y en Triana hay otra. No en vano era teniente de alcalde del popular barrio sevillano.

whatsapp-image-2020-01-02-at-22.06.35.jpeg

Por eso me da miedo el blanqueo de ETA. Lo que decía: no sé si es para idealizar el pasado -como los etarras a los que comparaban con gudaris- o la tentación del futuro.

Al fin y al cabo tenemos un presidente de la Generalitat tentado por la vía eslovena.

“Los eslovenos decidieron tirar adelante con todas las consecuencias. Hagamos como ellos y estemos dispuestos a todo por vivir libres”, dijo en un acto en Bruselas para presentar el Consejo de la República.

Y recuerdo que, tras la polémica aparición de Carles Sastre en TV3, la sobrina de Josep María Bultó publicó un carta en El Periódico.

Decía así: “Bultó no murió de un ataque de corazón, ni de un cáncer, sino porque su entrevistado, Carles Sastre, entró en casa del señor Bultó mientras comía con su familia y, a punta de pistola, le adosó una bomba al pecho, bajo amenaza de hacerla estallar si José María Bultó no pagaba 500 millones de pesetas. Horas después, la bomba estallaba, despedazando en mil partes el cuerpo de Bultó”.

“Carles Sastre -añadió- fue condenado por este asesinato y por él no ha pagado ni la mitad de su condena”.

Sastre, por cierto, intervino en el mitin final tras la huelga general -aquí las llaman paro de país- del pasado 18 de octubre. Como una estrella. / Un reportaje de Xavier Rius. 

 

(1) Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey: "Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA", Espasa, página 19350 (versión Kindle)

Publicidad
Publicidad

28 Comentarios

Publicidad
#21 Pere, Bsarcelona, 05/01/2020 - 17:43

Los que se alian con asesinos son asesinos, los que se alían con terroristas son terroristas,

#20 Ojotuerto, Calafell (Tabarnia) , 04/01/2020 - 21:45

por estos artículos leo e noticies.cat , por sus artículos leo a Albert Soler. De un suceso que a nivel personal tiempo atrás, le impactó. (Por motivos varios), en la actualidad lo que sucede le lleva a hilvanar una visión de la realidad. interesante. A mi me pareció terrible, toda aquella gente sonriendo haciéndose selfies con estos individuos.

#19 Rafael A., Barcelona , 04/01/2020 - 02:13

Aquest article, Rius, t'honora com a periodista i com a persona. I el gest que has fet a Sevilla té una gran valua. I molts ho agraeixen. Gràcies!

#18 Decebut, bcn (tbn), 03/01/2020 - 19:20

Què fàcil que és enganyar a la gent amb les paraules: "... per ser lliures". Com si ara no fóssim lliures! Es a dir, confondre, a propòsit, la independència d'un territori respecte a un altre amb la llibertat de les persones. Mentre la gent es deixi ensarronar amb aquesta facilitat, l'espècie humana ho té malament, aquí i a la resta del p

#17 pepe, andorra, 03/01/2020 - 12:56

menos mal q aun queda dignidad por esos lares.....Eso si, lo del olvido de los asesinatos de la casa cuartel de zaragoza ha sido para mear y no echar gota. Verguenza da tener administradores de la sociedad q sean tan ruines, al final, pensare q inventaron a ETA para matar a los tercos q no se querian doblegar al nuevo regimen......