Publicidad
Sociedad · 18 de Septiembre de 2012. 20:27h.

Fiambrera en el Parlament

El restaurante baja los precios, potencia las ensaladas y permite "llevarse la comida"

Fiambrera en el Parlament

Una imagen del menú de este martes

El menú del restaurante del Parlament ha bajado los precios en septiembre "asegurando una alta calidad del servicio". Ahora, los trabajadores de la cámara catalana y los diputados pueden comer por 9,16 euros.

El servicio de restauración del Parlament ha "potenciado las ensaladas" en el nuevo curso político. "Asimismo, habrá la opción de llevarse la comida". También se ha realizado la "introducción de combinados para desayunar con un descuento del 10% respecto a la suma unitaria de los productos que los forman".

Otra novedad es que "en el mostrador de la cafetería, habrá un punto de fruta de origen biológico y se servirán batidos de fruta en jarrones fríos".

Así, este martes los empleados y parlamentarios podían escoger de primero entre: buffet de ensaladas, lasaña de carne, sopa de pescado o verdura. De segundo, atún fresco a la plancha, pies de cerdo estofados con caracoles o bistec de ternera a la plancha.

La alternativa a este menú de menos de 10 euros era el llamado precio Welllness. Por 7,34 euros se podía comer pechuga de pollo a la plancha, ensalada de frutas o pasta con calabacín.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Renegats, Bcn, 19/09/2012 - 15:31

Colla de renegats i cínics aquests polítics...molta pantomima amb la normalització del català...i al Parlament, el rovell del ou, a la carta del menú del restaurant...per descriure un plat....fan servir un anglicisme, "plat wellness". Patètic. Colla de provincians.

#2 xarric, l'hospi, 19/09/2012 - 13:16

Potser que hi portem la cANALLA A MENJAR. aI, NO, que noson privil.legiats parlamentaris!!!

#1 Kropotkin, Vic, 18/09/2012 - 23:04

Es lógico, los parlamentarios catalanes solo cobran un mínimo de 6 mil euros al mes. Con eso apenas puedes sobrevivir y mucho menos comer todos los dias. Luego se quejan de que España nos roba.