Sociedad · 18 de Noviembre de 2022. 13:02h.

La derrota definitiva del Tercer Reich

Israel se ha convertido en una potencia tecnológica

La derrota definitiva del Tercer Reich

Una ejecutiva de la empresa con el dispositivo

¿Saben qué es Israel? La derrota definitiva del nazismo. Sí, ya sé que el III Reich se hundió en 1945 a pesar de que pueden haber todavía movimientos neonazis o incluso nazis pero el Estado de Israel significa precisamente eso.

Los, para Hitler, seres más despreciables del planeta consiguieron sólo tres años después de la II Guerra Mundial fundar un Estado. Ahora, Israel es una potencia económica, tecnológica, científica y hasta … militar.

En efecto, el Führer consideraba a los eslavos untermenschen (subhumanos), -y así le fue en la URSS- pero en su pirámide racial los judíos todavía estaban más abajo.

Basta visitar Innoviz, una empresa en las afueras de Tel Aviv que se dedica a la conducción inteligente, para llegar a la citada conclusión. A pesar de su corta vida, nació como start up hace apenas unos años, se ha convertido en suministrador de Volkswagen.

La historia tiene estas paradojas: al fin y al cabo el gigante alemán del automóvil fabricó en 1936 el Volkswagen, el coche del pueblo, y ahora ha contratado una empresa israelí que ha superado todos los rigurosos controles de calidad.

65ca375b-80a6-4656-be09-a532e3913474.jpg

La empresa tiene incluso biblioteca para sus empleados

La compañía ha desarrollado el Lidar, un sensor diseñado para la conducción automática conscientes de que la próxima revolución industrial, la cuarta, será la del coche eléctrico o sin conductor.

Pero no es sólo la citada Innoviz. Al fin y al cabo cada año nacen en Israel unas 10.000 starts up, sobre todo de nuevas tecnologías aunque sólo un 2% sobrevive. Seguramente ayuda la mentalidad porque, a diferencia de otras sociedades, el fracaso no está mal visto. Simplemente es una manera de aprender de los errores.

Entre otras aportaciones recientes, Israel ha aportado también al mundo el riego gota a gota, el dispositivo USB -inventado a finales de los noventa- e incluso los tomates cherry, que por sus pequeñas dimensiones necesita menos agua que el habitual.

Por eso, aquellos a los que Hitler consideraba inferiores cuentan ahora con centros de investigación y desarrollo de Microsoft, IBM, Intel, Google, Apple o Cisco, entre muchos otros. Lo cual redunda también en su economía.

Los ciudadanos de Israel -nueve millones- tienen una renta per cápita de 43.000 dólares mientras que, por poner dos ejemplos, en Egipto es sólo de 3.250 -aunque son 100 millones- y en Jordania unos 4.300./ Un reportaje de Xavier Rius.

 

1a7ee492-bebd-4ba4-b909-6269b92da552.jpg

Uno de los vehículos de pruebas de la compañía 

 

(1) Datos extraídos de Adrian Wolff: “Israel. A chronology from biblical to modern times”

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Marcial Heredia, en tierra de cuñaos, 18/11/2022 - 16:29

Para el mundo occidental Israel es imprescindible. En la práctica Israel está siendo el muro que impide la formación de un poder alternativo al de Occidente en el mundo islámico. Ni siquiera interesa a la mayoría de los gobiernos musulmanes, que inevitablemente se verían abocados a una serie de fuertes conmociones Siempre le darán lo que pida.

#2 Uriol , el del faristol, Orioland, 18/11/2022 - 15:22

¡¡¡ Heil Netanyahu !!!

#1 Onofre de Dip, Vigo, 18/11/2022 - 14:21

Israel también es todo el talento que Europa desperdició, persiguió y expulsó en su momento por puro odio antisemita. ¿Cómo sería hoy la UE si no hubiera habido Holocausto? ¿Con qué reservas de genialidad no contaría? ¿Cómo hubiera evolucionado su cultura? Porque Israel es todo lo que los europeos perdimos en el desdichado siglo XX.