Publicidad
Sociedad · 29 de Febrero de 2016. 21:41h.

La República de la Barceloneta

Crónica del barrio “antes de la llegada de la especulación inmobiliaria”

La República de la Barceloneta

Arturo San Agustín, con el alcalde Jordi Hereu

El periodista y escritor Arturo San Agustín ha presentado esta noche sus memorias de juventud sobre la Barceloneta -“En mi barrio no había chivatos” (Comanegra)- “antes de la llegada de la globalización, de la deslocalización y de la especulación inmobiliaria”. El acto ha contado con la presencia de la concejal del distrito, Gala Pin; y del exalcalde de Barcelona, Jordi Hereu, entre otras personalidades.

San Agustín, que se ha definido como “anarco-conservador”, ha afirmado que en su infancia la Barceloneta era una “República independendiente” y que los “barrios son para ser vividos, habitados o consumidos”. Durante más de quince años en El Periódico -con una entrevista diaria y luego con un artículo- y ahora escribe en La Vanguardia.

El periodista Rafael Nadal, que ha hecho la presentación, ha manifestado por su parte que el libro, de 210 páginas, es “literatura en estado puro” y que el autor es actualmente “el mejor escritor catalán en lengua castellana”. En su opinión, se caracteriza “por su altísima capacidad de observar y su extraordinaria capacidad de narrar”.

El libro es una crónica de cuando “seis o siete personas” vivián en els ‘quarts de casa’ con apenas 28 metros cuadrados, la fábrica de gas del Arenal presidía la zona y, en un extremo, había también el barrio de chabolas del Somorrostro.

San Agustín describe el “trajín de braguetas” en el cine de barrio o  unos personajes entre los que hay “contrabandistas honrados” como aquel que, en pleno mes de agosto, salió con un abrigo de visón y cuando fue interpelado por la autoritad dijo que “a mí me da igual que se agosto. Yo tengo frío y  por consiguiente tengo todo el derecho del mundo a abrigarme como yo quiera”.

El autor, con su mujer y otros lectores

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#5 Tibidabo, Barna, 01/03/2016 - 21:59

La nostalgia es traicionera, pero el barrio no era muy habitable, el somorrostro, las infraviviendas, pescadores,tascas y otras cosas entrañables, pero como en el barrio chino, todo el que ha podido ha salido pitando.

#4 Joanot, Vila Itaca del Bages, 01/03/2016 - 13:18

¡Qué tiempos aquellos! Las esposas de los estibadores manifestándose con abrigos de visón por las condiciones laborales de sus maridos, contrabando, coches robados abandonados, cuartos de casa sin luz ni agua corriente, yonkis metiéndose en cada esquina...¡Qué nostalgia!

#3 Casper, Bcn, 01/03/2016 - 10:15

Qué tiempos aquellos disfrutando de los días soleados en la Barceloneta, en la oficina de un amigo, centro de reunión de estibadores, gente sin oficio y vividores. Aquello era no darle ni un palo al aire. Sexo, copas y rock'n roll y pendientes de las titis pijas de Barcelona en busca de emociones.

#2 Maria Garcia, Más de lo mismo , 01/03/2016 - 08:28

Eran otros tiempos pero La Barceloneta, por suerte aún sigue siendo un barrio!
Tienen suerte!
Los vecinos tienen personalidad y criterio no es lo q era pero todavía queda algo de lo q fue.
Tengo amistades en el barrio d toda la vida.
Felicidades por ser como son a pesar de las Galas Pin de turno

#1 Pluja., Ciudadana del mundo, 29/02/2016 - 22:37

Pobre España. Esta muchisimo peor ahora que cuando los reinos de taifas. La podredumbre del secesionismo ha cancerado nuestra sociedad. Esto ya no tiene cura

#1.1 Casper, Bcn, 01/03/2016 - 10:18

El Nacionalismo ha hecho de Barcelona una ciudad provinciana y carente de personalidad, afincada en un pasado que huele a podrido y con un futuro basado en una idea del turismo de masas y de meados, trileros y carteristas por Las Ramblas.