Sociedad · 17 de Febrero de 2021. 09:25h.

Pablo Hasel acumula condenas

Dos años de prisión por enaltecimiento de terrorismo, dos años y medio por agredir a un testigo y seis meses por agredir a un cámara de TV3

Pablo Hasel acumula condenas

El rapero leridano Pabo Hasel está desde ayer en la cárcel de Ponent de Lleida después de que los Mossos d'Esquadra dieran cumplimiento a la orden de detenerlo para ingresarlo en prisión, a fin de cumplir una condena de nueve meses de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. El rapero cumplirá así con una condena que ya había sido rebajada, y después de que otra condena le hubiera sido suspendida. El rapero también fue condenado por agredir a un periodista de TV3 al rectorado la Universidad de Lleida, por agredir a un testigo de un juicio contra un guardia urbano y tiene otra causa pendiente por participar en el intento de asalto a la Subdelegación del Gobierno en Lleida.

En abril de 2014, la Audiencia Nacional condenó a Hasel a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. El delito tuvo su origen en unas canciones subidas a YouTube en las que hablaba del terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda. Los magistrados descartaron que estas manifestaciones estuvieran amparadas por el derecho a la libertad de expresión, ya que en ellas "late de una manera patente el discurso del odio". "No es admisible en el ámbito de la libertad de expresión incitar a la violencia, o realizar un discurso de odio", argumentaron los jueces, "como es la alabanza o justificación de acciones terroristas y el deseo de nuevas actuaciones de los grupos terroristas".

Posteriormente, en septiembre de 2019, la Audiencia Nacional suspendió la ejecución de esta sentencia durante tres años. La Fiscalía no se opuso a ello al considerar que Hasel cumplía con los requisitos para recibir este beneficio: la condena no superaba los dos años y al momento de los hechos (2014) no tenía otros antecedentes penales. El auto, sin embargo, apercibía al rapero de que si volvía a delinquir "se procederá, sin más trámite, a ejecutar la pena en su día impuesta".

En marzo de 2018 la Audiencia Nacional volvió a condenar al rapero por enaltecimiento del terrorismo, que en esta ocasión también concurrió con injurias a la Corona y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La sentencia incluyó una multa de 24.300 euros. Esta pena fue rebajada posteriormente por el Tribunal Supremo a nueve meses de prisión y multas. La razón de esta disminución en la condena fue que varios de los mensajes de Hasel se referían a ETA y a los Grapo, bandas criminales que ya no estaban en activo y llevaban "un tiempo importante sin realizar acciones terroristas".

En esta ocasión, el origen fue una serie de más de 60 tuits entre 2014 y 2018 en los que Hasel hablaba de esos grupos terroristas, de la Corona y de la actuación de las fuerzas de seguridad. La condena del Supremo fue enaltecimiento del terrorismo, con la agravante de reincidencia: 9 meses y 1 día de prisión y una multa de 168 días, con cuota diaria de 30 euros; injurias y calumnias contra la Corona, pena de 12 meses de multa con una cuota diaria de 30 euros; injurias y calumnias contra las Instituciones del Estado, pena de 15 meses de multa.

Los magistrados hicieron notar que el perfil de Twitter del rapero tenía en esos momentos 54.000 seguidores. Como en la primera condena, descartaron proteger esas manifestaciones con el derecho a la libertad de expresión. "El ejercicio de la libertad de expresión y opinión cuenta con algunas barreras", explicaron en la sentencia. "O por decirlo con fórmula más afortunada, está condicionado por otros derechos y exigencias constitucionales". Sobre las injurias a la Corona, la sentencia señala que el hecho de que el Rey sea una figura neutral no lo obliga a "aceptar la emisión pública de injurias y calumnias vertidas con publicidad con un amplio público que pueda visualizarlas". Los tuits, consideraron, supusieron "un ataque personal y directo a la Casa Real y a sus miembros de modo despiadado".

No es la única condena que ha recibido el leridano. El verano del año pasado, un juez lo condenó a seis meses de cárcel por agredir a un periodista de TV3 en una rueda de prensa en el rectorado la Universidad de Lleida. El juez consideró probado que Hasel empujó, insultó y roció con un líquido de limpieza al periodista y le obligó a indemnizarlo con 12.150 euros. El mismo año un juzgado de Lleida condenó a dos años y medio de prisión el rapero por haber agredido a un hombre que declaró como testigo en un juicio por una presunta agresión de un guardia urbano a un menor, en el cual el agente fue absuelto.. Además, la justicia lo investiga por su participación en el intento de asalto a la Subdelegación de Gobierno de Lleida el 25 de marzo de 2018.

Publicidad
Publicidad

41 Comentarios

Publicidad
#30 155, Bcn, 17/02/2021 - 22:39

155 non stop. Por favor. Por cierto, los burgesets de la dreta de l'Eixample, tan amarillos ellos, que diuen? Mola, no, el que fan els vostres cadellets? No em digueu són de Vox, eh?

#29 Juan Ricart, Barcelona, 17/02/2021 - 19:22

Un gordete desaforao,
unos raps ha vomitao,
ahora tendrá más tiempo
de componer esos versos
para la galería uno y dos,
Y como está bien rollizo
chorizo pilla seguro
mientras rapea en su celda
y los presos le dan por ....

#28 Perico, Matadepera, 17/02/2021 - 19:01

El problema de este pobre sujeto es su nula calidad artística -ya lo comenté en otra parte-, otro problema es que es demasiado vago para buscar un trabajo honesto con el que ganarse la vida, y el problema para él es que es tan tonto y tan vago que no alcanza a comprender que lo que hace es delictivo ni mueve un dedo para saberlo.

#27 Juan Ricart , Barcelona, 17/02/2021 - 18:53

Ya están los fachas de VOX armando de las suyas y destrozando la ciudad... ¡Hay que parar el fascismo o acabarán asaltando comisarias de los mossos!

#26 Borregada firme el ademán, Girona, 17/02/2021 - 18:02

La borregada esquerrana sempre és a punt per armar els saraus que calgui. N'hi ha prou amb unes piulades al mòbil per aplegar una colla de brètols a l'hora que els convé, en nom d'un raper eixalabrat o de les gallines oprimides. Tant li fot el motiu, el que toca és arrabassar contenidor, trencar finestres i fer malbé comerços. Visca la lliber