Publicidad

La Audiencia Nacional archiva la causa contra el Síndic

Ribó se salva

La Sala Penal de la Audiencia Nacional ha archivado definitivamente la causa sobre el viaje del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, pagado por un empresario para asistir la final de la Champions que el FC Barcelona jugó en Berlín en 2015.

Los magistrados ratifican la decisión de archivar la causa al no apreciar soborno como ya hizo el juez José De La Mata tras un recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía. La Audiencia Nacional considera así que "no ha quedado acreditada la existencia de relaciones comerciales o empresariales o contractuales de ninguna clase entre Soler y sus empresas y el Síndic de Greuges" y, por tanto, "tampoco resulta razonable atribuir a cálculos económicos sobre futuros retornos o intereses empresariales la aceptación de estos pasajeros en su vuelo a Berlín".

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, ya acordó el pasado 22 de abril archivar la causa en que investigaba el pago por parte de un empresario del viaje que realizó el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, para presenciar la final de la Champions que el FC Barcelona disputó en Berlín en 2015.

Los hechos se remontan a junio de 2015, cuando Soler, también investigado en esta causa del 3%, sufragó el viaje de varias personas en Berlín para asistir a la final de la Champions entre el Barça y Juventus de Turín, con un coste de 39.000 euros facturado a varias empresas.

Entre ellas figuraba Ribó y su hija, que participaron "gracias a la gestión" de Ramon Camp, histórico diputado de CiU también presente con su mujer en un trayecto que incluía el alquiler de un avión y una furgoneta.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Funcional, bcn, 06/09/2020 - 12:46

Hay una palabra que define todo lo relacionado con "este" sindic: VERGÜENZA.
Hay muchos complices, y algunos aseguran no ser separatistas, lo que les define como algo aun peor.

#1 Neferu, Barcelona, 05/09/2020 - 19:56

Todos los pillos tienen suerte. ¡¡Vaya , vaya con el izquierdista descafeinado!!. Claro que, como toda la autoproclamada izquierda. ¡¡Cómo se echa de menos aquella izquierda de CCOO de la Clandestinidad!!. Ya no queda nada de aquellos valores, de aquella vocación de servicio al ciudadano.Ahora están comprados con las subvenciones del Estado.