Publicidad
Sociedad · 15 de Marzo de 2021. 12:10h.

Salvaje oeste en Cercanías

Vandalismo, peleas e incivismo en las estaciones del Baix Penedès

Salvaje oeste en Cercanías

Pasa semana sí, semana también. Las estaciones de Cercanías Barcelona que hay en el Baix Penedès acumulan peleas, actos de vandalismo o agresiones a los vigilantes de seguridad. La situación ha llegado a un punto que los mismos vigilantes hacen lo posible para no ser destinados a este territorio, sobre todo en las estaciones de Segur de Calafell, El Vendrell y Sant Vicenç de Calders.

"Nadie quiere venir a trabajar aquí, es muy peligroso, nos faltan más medios y más personal, y la empresa no nos apoya" explica a e-notícies Cláudio Rebull, del comité de empresa de Trablisa, encargada de la seguridad en las líneas R-4 y R-2 de Cercanías. Según Rebull, no hay día en el que no encuentren gente que consume alcohol, que sin billete o que hace actos vandálicos.

No hay que buscar demasiado para encontrar ejemplos de lo que denuncia. A finales de enero se producía una pelea multitudinaria en el andén de la estación de Sant Vicenç de Calders, donde los dos vigilantes de seguridad apenas pudieron intervenir. Pocas semanas después, un individuo que no llevaba billete acababa detenido por agredir a un revisor en esta misma estación.

En medio, una nueva pelea, esta vez en el exterior de la estación de Segur de Calafell, se saldaba con una persona herida de gravedad por un apuñalamiento con arma blanca. La de Segur de Calafell, de hecho, es la estación más conflictiva de todas. A finales de 2019, se retiró la vigilancia en esta estación como medida de protesta por la peligrosidad que suponía por el mismo personal de seguridad.

cala.jpg

Aunque pocas semanas después reanudaron su tarea, la situación, aseguran, no ha cambiado. "Sigue igual o peor, sólo hay un vigilante, cuando deberían ser dos, y no nos dan permiso para utilizar medios como el spray de hielo", relata Rebull. Por todo ello, los vigilantes se sienten "desmotivados" y optan muchas veces por no actuar cuando hay peleas.

Las quejas de los ayuntamientos del territorio han desembocado en varios anuncios de Renfe sobre actuaciones para reforzar los cierres de la estación. En Sant Vicenç de Calders se pusieron turnos de acceso a finales de 2020, y ahora se quiere hacer un refuerzo importante en el recinto de Segur de Calafell. Los vigilantes confirman que la mayoría de los que cogen los trenes en esta línea no pagan billete, "porque desde hace muchos años prácticamente no hay revisores".

Aunque celebran que se tomen estas medidas de cierre de las estaciones, los vigilantes de seguridad creen que la situación no irá a mejor en un futuro próximo. "Con el confinamiento comarcal ha limitado la movilidad, pero cuando todo se abra habrá problemas seguro, porque la gente no tiene dinero y no pagarán el billete", teme Rebull.

cala1.jpg

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Jos, VNG (155, please...), 15/03/2021 - 17:02

Això són problemes reals, del dia a dia, per això el govern no es preocupa.

#1 Ojotuerto, Calafell.TAB, 15/03/2021 - 12:25

Esto no son rodelies para la Gencat. Para cobrar son 7,5 millions per donar servei y benestar No. La mitad . Ahora que pongan banderetes els colons catalans. Tabarnia Lives Matters. Hay que apoyar a los trabajadores de seguridad y a todos los trabajadores de Renfe. Consignas, revisores, limpieza, mantenimiento. Negocios de estación. Basta Ya!!!!