Publicidad
Sociedad · 12 de Abril de 2016. 13:24h.

Sancionadas dos personas vinculadas a la práctica de la cetrería

Un rapaz no disponía del certificado correspondiente y el otro provenía del mercado negro

Sancionadas dos personas vinculadas a la práctica de la cetrería

El astor del mercado negro

Dos investigaciones realizadas por el Grupo de Apoyo de Fauna y Flora de Barcelona del Cuerpo de Agentes Rurales permitieron que el organismo competente en casos relacionados con fauna CITES (Convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre) incoara dos expedientes sancionadores por infracciones de la Ley orgánica de represión del contrabando. Finalmente, la Aduana de Barcelona ha dictado las correspondientes resoluciones de multa que son firmes y los 1.200 a 2.295 euros.
 
En el primero de los casos, las investigaciones pusieron de manifiesto la posible tenencia, por parte de un aficionado a la cetrería, de un ejemplar de la especie cernícalo común (Falco tinnunculus) sin disponer del correspondiente certificado CITES. Durante la investigación se pudo averiguar que el ejemplar había escapado de las instalaciones donde se encontraba alojado como consecuencia que el ave no estaba adecuadamente ligada a su posadero. Desgraciadamente, fue localizado muerto en un árbol, siendo necesaria la intervención del Grupo de Apoyo de Montaña de Cuerpo de Agentes Rurales para poder recuperarlo. El poseedor del ejemplar no disponía del correspondiente certificado CITES que pudiera acreditar su procedencia legal. Sin embargo, el pájaro llevaba un anillo que había sido falsificadao (pertenecía a otro rapaz por el que sí había sido expedido un certificado CITES). Se ha podido demostrar que este aficionado fue objeto de un engaño por parte de un halconero, de la Comunidad Valenciana, que le vendió el cernícalo común sin certificado CITES y con un aro falsificado.
 
En el otro caso, se demostró que en un ejemplar de la especie azor (Accipiter gentilis) con plumaje juvenil se le pusieron las anillas pertenecientes a otro azor procedente del Reino Unido. Este último causó baja por muerte y aprovecharon las anillas y el certificado CITES para amparar el azor joven. Estos hechos evidencian la existencia de un "mercado negro" de tráfico de certificados CITES para blanquear pájaros expoliados o trampeados en la naturaleza.
 
Los certificados CITES se expiden como una excepción, y, entre otros, son expedidos también para especies que se pueden comercializar porque los ejemplares han nacido en cautividad.
 
El cernícalo común y el azor se encuentran incluidos en el apéndice I del Convenio Cites, lo que conlleva ciertos controles en su comercio, y son dos especies protegidas por la normativa española y catalana.
Los agentes rurales recomiendan que cualquier persona que quiera adquirir por primera vez un ave rapaz para la práctica de la cetrería se dirija a cualquiera de las Asociaciones de halconeros que hay en Catalunya y se informen de los requisitos. También recomiendan realizar un curso de cetrería o bien que pidan asesoramiento a cetreros experimentados para conocer los consejos básicos para poder tener un ave rapaz.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#2 Vergonya aliena sento, Burundi del Nord, nou estat d'Europa, 13/04/2016 - 16:23

rapinyaire ?? Altre cop la Familia Pujol?

#1 Jack, Vic , 13/04/2016 - 15:29

Rurales persiguiendo pajaros.

Como tiran el dinero estos agents. De de ser otro chiringuito de algunos listillos para pillar.

#1.1 max, Madrid, 13/04/2016 - 23:00

No me parece que sea tirar el dinero cumplir con sus obligaciones y perseguir a los infractores a la normativa ambiental...
Quizas seas un furtivo o infractor ambiental.