Sociedad · 17 de Agosto de 2020. 12:37h.

Sorpresa por las bajas penas que pide la Generalitat con los atentados

El Gobierno lo justifica porque ha caído la acusación de asesinato

Sorpresa por las bajas penas que pide la Generalitat con los atentados

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona descartan acusar de asesinato a los tres procesados por los atentados del 17 y el 18 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, en el que murieron 16 personas. Ambas administraciones consideran que los procesados no son autores materiales de los ataques mortales y por tanto no se les puede condenar por estos hechos.

La Generalitat pide una pena de 44 años de prisión y el Ayuntamiento, de 95. Las tesis de la Generalitat y el Ayuntamiento se acercan a las de la Fiscalía. Consideran que el papel de los procesados se ciñó a su pertenencia a la célula terrorista que dirigía el imán de Ripoll y la preparación de los artefactos para atentar.

La Generalitat y el Ayuntamiento consideran que Houla Chemal, el único superviviente de la explosión en el chalet de Alcanar, y Driss Oukabir, el nombre que había en los papeles del alquiler de la furgoneta utilizada en la Rambla, formaban parte de la célula terrorista y prepararon los artefactos para atentar. El tercer procesado, Ben Iazza, lo acusan de colaboración: regentaba una carnicería en Vinaròs y dejó documentación y una furgoneta frigorífica en la célula.

Las dos administraciones no vinculan a los tres procesados a la masacre que causó otro terrorista con el atropello masivo en la Rambla de Barcelona ni tampoco al ataque con machetes que cinco miembros más de esta misma organización perpetraron en Cambrils.

Sin embargo, tanto el Govern como el Ayuntamiento han explicado que no descartan que su escrito de calificaciones final, que se presentará al final del juicio, incluya modificaciones tanto en las peticiones de penas como en las tipologías de delitos cometidos. Estas modificaciones se harán en función de los testigos y las pruebas que surjan y se presenten durante el juicio -la Audiencia Nacional ha excluido esta acusación de los hechos que serán juzgados-.

La alcaldesa Ada Colau ha explicado en declaraciones a El món a Rac-1 que "pensamos que los tres acusados que quedan vivos no estaban en el lugar de los hechos pero eran colaboradores necesarios, y se les acusa de pertenecer a una organización criminal terrorista "y ha añadido que" entendemos que, si se estaban preparando para matar, también se les puede acusar de asesinato".

Colau ha recordado que el Ayuntamiento ha apoyado esta acusación que "planteaban las víctimas, pero el juzgado ha tumbado todos los recursos y ha caído la acusación". "Sin embargo, no descartamos volver a plantear si vemos que hay base durante el juicio oral", ha subrayado.

En cambio, tanto el Ayuntamiento de Cambrils como la Asociación de Víctimas del Terrorismo les acusan de asesinato y piden penas que superan los 2.000 años de cárcel. Además, quieren que se aplique la prisión permanente revisable al considerarlos responsables de los muertos y heridos en los ataques.

Publicidad
Publicidad

12 Comentarios

Publicidad
#11 Carlos Gomez, bestia amb forma humana, 18/08/2020 - 01:49

No exagere Señoria !

#10 VRaptor, Alicante, 18/08/2020 - 00:31

Esto es un calco de lo que sucede en Molenbeek, barrio de Bruselas que salvando las distancias aquí sería el municipio de Sants. En Cataluña el número de mezquitas salafista son 80, sin contar con los centros clandestinos de reuniones, mientras en el resto de España no llegan a 20. Gente joven sin trabajo ni futuro: combinado explosivo. Lo que hay.

#9 VOXER y a mucha honra, Covadonga, 17/08/2020 - 23:22

Lo raro es que no se hayan querellado contra las víctimas por no facilitarles aún más la escabechina a los de la religión del amor.

#8 Peculiaritats de la ceba, Girona, 17/08/2020 - 19:31

Aviat declararàn persona non grata a Guifred el Pelós.

#7 Soloesmiopinion, Tabarnia, 17/08/2020 - 19:26

Kat-al-unyah paraíso de la deloncuencia, defendiendo als nous catalans.